D

D

martes, 20 de septiembre de 2016

Entrenamiento: Pequeños habitos



Yo durante muchos años he estado cometiendo un gran fallo, y es el entrenar y practicar el Tai chi  de manera desordenada, sin un plan de trabajo y sin objetivos a largo y corto plazo. Haciendo cada día lo que me apetecía o me gustaba, sin tener en cuenta los descansos, ni la evolución técnica. Esta forma desordenada de trabajar me ha provocado el avanzar muy lentamente y en más de una ocasión el sobrecargar el cuerpo y tener lesiolesiones importantes.

Por esto voy a hacer una serie de artículos sobre como planificar el trabajo y los entrenamientos de Tai chi. De manera que se pueda progresar en el arte y la salud de una manera constante y segura. Esto también es aplicable a la hora de planificar las clases de Tai chi de forma de que los alumnos puedan progresar sin correr riesgos.

Pero antes de empezar con lo que son los entrenamientos, quiero escribir sobre una enseñanza que he aprendido en mis entrenamientos en China. Creo que encierra una gran sabiduría y a la larga y por mi experiencia es la mejor manera de avanzar en el mundo del Tai Chi: los pequeños hábitos.



Importancia de los pequeños hábitos.

La palabra kung fu, significa trabajo y tiempo: Trabajo constante. Nosotros solemos incidir mucho en el trabajo y planeamos grandes entrenamientos y grandes retos personales. Esto, que en principio esta bien, todos conocemos por la experiencia personal, que es difícil de llevar a la práctica. Los grandes planes de entrenamiento están muy bien sobre el papel pero luego hay que realizarlos día a día. Además es mucho más fácil que busquemos escusas o pretextos cómo la pereza, la falta de tiempo etc.

En realidad en la palabra Kung fu, la parte que es fundamental es el tiempo. Nosotros tenemos una gran suerte, nuestro cuerpo y nuestra mente están diseñados, como todos los seres vivos, para crecer y desarrollarse. De esta manera no es tan importante que nuestros entrenamientos sean grandes o pequeños, lo realmente importante es que se realicen de manera constante y diaria.

Este es el gran secreto del kung fu.
Cómo hemos dicho muchas veces para recoger los frutos del Tai Chi no basta con realizar o coleccionar formas. Los beneficios del Tai Chi van a venir marcados por la capacidad que tengamos de introducir en nuestra vida cotidiana las enseñanzas del Tai Chi .

Por esta razón es muy importante, más que plantearnos grandes planes de entrenamiento, el ir introduciendo en nuestra vida cotidiana pequeños hábitos que nos ocupen cinco o diez minutos y que podamos realizar de manera continua y constante. Para levantarte de la cama y correr 15 kilómetros, seguro vas a encontrar muchas escusas todos los dias. Pero para realizar un ejercicio durante cinco minutos no hay escusas de tiempo o pereza.

A primera vista puede parecer que realizas un entrenamiento pequeño, pero si está pequeña rutina eres capaz de realizarla durante meses o años, te vas a dar cuenta que estos pequeños hábitos van a tener una gran fuerza transformadora.


Vamos a poner unos ejemplos :

En el campo de la salud. Si tu cada noche antes de acostarte dejas preparado un termo con una infusión de jengibre y te, y al levantarte por la mañana lo primero que haces es tomársela. Este simple acto, a lo largo de los meses va a transformar tu cuerpo y tu mente. Y esto es independiente de tu ritmo de vida, sedentario o activo, de que tengas sobrepeso o no, de que tengas buena salud o no, de que fumes, bebas o comas comida basura. Este simple acto, realizado a lo largo del tiempo, va a traerte grandes beneficios a tu salud y va a transformar tu organismo. Lo mismo que si te acostumbres a realizar diez minutos de masaje en los pies antes de acostarte, un simple hábito que a la larga te va a evitar cantidad de problemas físicos y de circulación.

En el entrenamiento fisico. Si tu cada día te planteas realizar cinco flexiones, puede parecerte un entrenamiento muy pequeño y fácil de hacer. En realidad van a ser menos de cinco minutos de ejercicio. Pero realizada esta pequeña práctica a lo largo del tiempo va a mejorar tu estado fisico y vas a construir la base para poder realizar otros ejercicios más fuertes y comprometidos. Lo mismo te va a ocurrir sí por ejemplo te acostumbras a realizar un calentamiento cuando te levantas de la cama o unos ejercicios de flexibilidad antes de acostarte.

En el entrenamiento de las cualidades físicas del TaiChi . Si dedicas cinco o diez minutos diarios al trabajo de flexivilidad, equilibrio o coordinación, rápidamente y en cuestión de uno o dos meses vas a ver como esas cualidades se desarrollan y te permiten tener un mayor control en tus actividades cotidianas. Y solo se trata de invertir cinco o diez minutos diarios.

Esto que estamos hablando es sobretodo aplicable a la técnica del Tai Chi. Para que el subsconsciente memorice los movimientos de Tai chi es muy importante el realizar muchas repeticiones y gastar horas en el entrenamiento. Pero en el trabajo del subsconsciente y la memorización física lo que es realmente fundamental es el trabajo diario. Más que la intensidad, la constancia. Cuando tu realizas diariamente un ejercicio, el subsconsciente va a entender que ese ejercicio es importante para ti, y se va a comunicar con tu cuerpo para que lo asimile rápidamente. Realizar un trabajo técnico: pasos, manos, movimientos aislados o series de movimientos durante cinco o diez minutos diarios es la mejor manera de avanzar técnicamente.

Lo mismo pasa con el trabajo mental. En vez de plantearte realizar horas y horas de meditacion, el llegar a crear el pequeño hábito de que cada vez que esperas en la cola del autobús vas a olvidarte de los pensamientos referentes al pasado y el futuro y te vas a centrar solo en el ahora. Este pequeño hábito va a cambiar por completo tu mente y tu vida.

Yo durante muchos años de entrenamiento he visto a mucha gente que iba a los gimnasios con la mentalidad de “ hoy me voy a romper el gimnasio” o que realizaban dietas radicales. Estas cosas están bien, pero mi experiencia me ha enseñado que esta gente tarde o temprano a ido desapareciendo de los gimnasios y abandonando los entrenamientos. El entrenamiento no se trata de romperse, se trata de disfrutar. El orgullo, la competencia, en su medida, son positivas. Pero lo fundamental para un practicante de Tai chi es el desarrollo personal y la salud.

Los entrenamientos intensos y la competencia están bien si están enfocados hacia el crecimiento personal, el desarrollo físico y mental y el respeto de tus límites y tu salud. Sí estos entrenamientos te provocan estrés, ansiedad, si fuerzan en esceso tu cuerpo, si perjudican a tu salud, no son buenos, y desde el punto de vista de un practicante de Tai chi no se tienen que realizar.

Implementar los pequeños hábitos en tu vida es una forma segura y hasta divertida de ir creciendo y evolucionando. También es una forma de respetar los ritmos de tu cuerpo y de tu mente.